El fin de Internet libre. O la era post-HTML.

hostings baratos, tecnología, Internet, SEO y diseño web.

Archivo de Agosto, 2010

Web NodesQuiero expresar un par de palabras en referencia al reciente artículo de Chris Anderson, editor jefe de Wired Magazine, que tantos malentendidos parece estar causando y al que la gente se ha lanzado a criticar sin nisiquiera haberlo leído previamente:

Para mí está muy claro el mensaje y se puede resumir así: las aplicaciones y la App Store de Apple quizás estén marcando el comienzo de una Nueva Era en Internet, la de las aplicaciones cerradas para teléfonos móviles, Ipads, etc.

Todo eso significa simplemente que la web hiper-transitada de los contenidos del palo “a ver si aquí está lo que estoy buscando…”, se está viendo substituida por los servicios y las Aplicaciones que utilizan Internet solamente como canal de transporte. Pero esto no es nuevo, ya lo predijo Virginia Heffernan un par de meses atrás, comparando la Web con una vieja y vasta metrópolis superpoblada, llena de enlaces y avisos de publicidad, que pronto dejaría de existir para dar paso a las ciudades controladas como Facebook. Casi igual que la evolución de las grandes ciudades y de la vida urbana desde los tempranos comienzos pre-industriales.

Rosa Jiménez Cano en su artículo: ¿Quién quiere acabar con la neutralidad en la Red? apunta: “Barack Obama Se comprometía a hacer de la Red un lugar de libertad y reafirmaba su compromiso para que unas aplicaciones o servicios no tuvieran prioridad sobre otros”. (…) “César Alierta, presidente de Telefónica, destapó la caja de los truenos en febrero. En un coloquio en Bilbao insistía en que las redes pertenecen a los operadores, no a los que dan servicios y contenidos en las mismas.”

Y si es cierto que los que hacen uso de internet con el móvil y consienten cada vez más en pagar pequeñas cantidades para un servicio o aplicación, en breve eso de navegar será parte del pasado. Buscar información o aplicaciones mediante buscadores, pasará a la eternidad en un abrir y cerrar de ojos. La gente prefiere pagar pequeñas sumas y tener directamente lo que desea, evitando tener que buscar, tener que tragarse tanta porquería por el camino y sobretodo no saber si al final encontrarán lo que estaban buscando. El modelo de Google se está desmoronando, el gigante comienza a dar las primera señas de debilidad. Es la guerra entre los grandes. Y Facebook (cerrado casi completamente a Google) metrópolis de lo virtual y de los grupúsculos de pensamiento uniforme, es el nuevo creador de clones y de zombies que obedecen sin darse cuenta de que son esclavos.

Nodos de Internet - AmpliaciónLos futuros esclavos nisiquiera concebirán la idea de la Web como lugar del todo y de la nada, porque usarán teléfonos móviles o iPads para satisfacer todas sus exigencias de virtualidad. La Web será un lugar cerrado, al cual se accederá solamente a través de aplicaciones específicas creadas por pocas compañías. ¿La vía natural de la industrialización? “invención, propagación, adopción y finalmente: control”. Aplicaciones para uso domestico y acceso a contenido generado por el usuario (Facebook, Twitter…), todo en uno y sin necesidad de rebuscar nada, directo al grano y bien empaquetado. Cada desarrollador usará códigos cerrados y propietarios para la realización de sus aplicaciones, como sucede actualmente con las Apps severamente protegidas de la Apple Store. ¿Quien quiere estándares o servicios abiertos? Una lluvia de aplicaciones cerradas y propietarias es lo que vamos a tener en breve.

Estoy totalmente de acuerdo con todos los supuestos gurús como Anderson, que en el fondo por lo único que se les puede criticar es en que no predicen nada realmente nuevo y siempre llegan tarde a la cita apareciendo a la masa como Iluminados pero sin serlo de verdad. Si las aplicaciones son propietarias y los servicios también, terminaremos de rodillas frente el control de las grandes corporaciones y la violación de la privacidad y del derecho a la libertad serán sopa diaria.

La Web está migrando de la pantalla de un ordenador de sobremesa o de un portátil, a la pantallita de pocas pulgadas de un teléfono móvil o de un iPad, aunque al precio de estándares muy rígidos y mucho más control. Las corporaciones quieren una audiencia leal a ellos, que adoren su forma de ver la vida, de intervenir en el Mundo con la tecnología. Que adoren en definitiva lo que hoy en día se concibe tristemente como su “ideología de marca”.

Ideales perfectos, elegantes e impolutos de vida tecnológica, son vendidos por Apple y contrastan con las saturadas calles sucias y feas, llenas de basura y de tipejos de baja calaña, de la que en otros tiempos se llamaba Web.